24. Uso de los pronombres personales

Cuando por el contexto ya está claro a quién / qué se refieren los interlocutores.

Cuando hay un contraste con verbos del tipo gustar: aparecen los tónicos con la preposición a y los átonos:

A mí no me gusta Dahlí.
Pues a mí me encanta.

Los pronombres de objeto indirecto aparecen siempre, aunque aparezca el objeto:

¿Qué le pasa a Irene?
Le ha dado a Alberto el informe.

Cuando se anticipa el objeto directo, para contrastarlo con otros elementos presentes en el contexto:

Los melones, ¿cómo los quiere?